10 December, 2019

    Hay esperanza: la batalla de Rusia y Mongolia por el lago Baikal se internacionaliza

    En la época soviética, Mongolia se llamaba la "decimosexta república": las relaciones entre los dos países eran muy cálidas y de buena vecindad. Hoy, las autoridades mongolas ya no son tan amables con el vecino del norte, y las negociaciones sobre la implementación de un proyecto que amenaza el lago Baikal casi han llegado a un punto muerto.

    Actualmente, Mongolia es un país en desarrollo activo con una población en crecimiento y un gran potencial industrial en la industria minera. Un mayor desarrollo de la economía requiere recursos energéticos apropiados. Por esta razón, en los últimos años, Mongolia ha estado desarrollando e implementando activamente un proyecto para construir una serie de centrales hidroeléctricas en el río Selenga y sus afluentes.

    Cuenca del río Selenga - el principal afluente del lago Baikal

    Selenga es el principal afluente del lago Baikal, que se origina en el territorio de la vecina Mongolia y proporciona más del 50% del flujo del río hacia el lago. Ya hoy, el lago, que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está experimentando el impacto negativo de las aguas residuales que ingresan a Mongolia junto con el Selenga. Pero esta no es la principal amenaza que emana del vecino del sur. La construcción de una estación hidroeléctrica en la cuenca del río Selenga conducirá a una disminución significativa en el nivel del lago Baikal, lo que, por supuesto, tendrá graves consecuencias para un embalse único.

    En 2016, Mongolia anunció oficialmente una licitación para la construcción de tres centrales hidroeléctricas: en el propio Selenga y en sus dos afluentes. Estas serán la central hidroeléctrica Shuren en Selenga (capacidad de 245 MW), la central hidroeléctrica Orkhon en el afluente derecho: el río Orkhon (capacidad de 100 MW) y la central hidroeléctrica Aegiyn-gol en el río epónimo (capacidad de 315 MW). Estas son instalaciones de energía bastante grandes. A modo de comparación, la capacidad de la estación hidroeléctrica de Rybinsk en el Volga es de 350 MW.

    Para construir y lanzar una central hidroeléctrica, es necesario crear un depósito. Para hacer esto, construya una presa y gradualmente llénela con aguas de río hasta un nivel de trabajo. Esta es precisamente la principal amenaza para el ecosistema del lago único: toda el agua que va a llenar los embalses se perderá para siempre en el lago Baikal. Esta es una cantidad tremenda, especialmente en el contexto de una disminución en el nivel de Baikal, que se ha observado en las últimas décadas.

    Alarmado por esta situación, Rusia está tratando de resolver la situación a través del derecho internacional y apelando a las autoridades de Mongolia. Rusia ha ofrecido repetidamente a Mongolia el suministro de electricidad a precios preferenciales a cambio de abandonar los planes para construir una central hidroeléctrica. La parte rusa expresó otras opciones para el desarrollo de su propio sistema energético de la república: la construcción de estaciones de almacenamiento térmico y de bombeo. Se creó un grupo especial de trabajo ruso-mongol sobre este tema.

    Además de las negociaciones bilaterales, existen oportunidades para resolver el problema con la ayuda del derecho internacional. Según la legislación vigente, es necesaria una audiencia pública en la etapa inicial del proyecto. Mongolia, al contrario de estas normas, ha anunciado una licitación para una EIA (evaluación de impacto ambiental). Gracias a las acciones oportunas de los especialistas rusos, fue posible suspender este proceso y organizar audiencias públicas y nuevas negociaciones. Las protestas correspondientes también fueron enviadas a organizaciones de crédito, a través de las cuales Mongolia tiene la intención de financiar la construcción de instalaciones peligrosas para el medio ambiente.

    Según los expertos rusos, las audiencias públicas y una evaluación del impacto estimado tomarán aproximadamente 3 años. Uno solo puede esperar que Rusia durante este tiempo pueda probar que los planes de Mongolia dañarán seriamente la ecología del lago único. Y la comunidad internacional, a pesar de todas las diferencias políticas, no permitirá convertir el patrimonio de la UNESCO en una zona de desastre ecológico.

    Mira el video: Manuel E isamar todavía hay esperanza (Diciembre 2019).

    Deja Tu Comentario